Adopción nervosa

Para terminar el año como debe ser fui a comer comida rusa con Loui, que nunca la había probado. Hasta ahí todo normal, una más de las quinientas veces que hemos de haber salido juntos hasta ahora (ok, obviamente exagero, pero en serio, hace mucho perdí la cuenta), excepto que decidió invitar a su hermana con su marido. ¡Ok! ¿Han escuchado eso de que cuidado con lo que deseas? Pues parece que convivir con la familia es parte de ser the one y literalmente me gusta pero me asusta. En fin, en realidad no fue tan malo, era la misma hermana con la que ya había ido a Six Flags y su marido es suuuuper buena onda. El interrogatorio sí es un poco raro, pero en fin, nos la pasamos muy bien.

Yo ya había dado el respiro de ¡Phew! pero parece que canté victoria muy pronto. En el camino de regreso pasamos a comprar una botella de vino tinto porque Jenny quería organizar un brindis con sus papás ya que se la pasaría con la suegra al día siguiente. Normal, supongo. Excepto que en la tienda Loui me preguntó si quería ir con ellos al brindis. Yo corrí en círculos, al menos mentalmente. ¿Quería? Por supuesto que sí, eso significaba que quería presentarme, pero oh shit oh shit oh shit, si sólo la perspectiva de ir a comer con su hermana y su cuñado ya me tenía bastante nerviosa, imagínenme en ese momento. Termine yendo con ellos, gracias a dios iba presentable. No me fue del todo bien porque Loui dice muchas tonterías, y yo me reía de esas tonterías y su mamá lo regañaba por decir tonterías mientras me miraba feo por haberme reído. Lo peor es que no me di cuenta hasta como la tercera vez que pasó. Pero bueno, espero que no sea algo imperdonable y no me odie por siempre. I like your kiddo señora, pls like me too.

Hablando de la opinión de los papás… creo que tengo que presentarlo formalmente con mi mamá. El otro día nos vio sentados afuera de la casa y se enojó tanto que ni siquiera le contestó el saludo, a pesar de que sabe que existe y me da chance de salir con él. Creo que eso me gano por nunca haberle presentado a nadie, pero bueno, no es mi culpa que nunca nadie se quedara lo suficiente. Ahora necesito hacer que mi mamá se sienta cómoda con la idea de que tengo novio porque no me gustó para nada que lo tratara mal, y si no hago algo pronto esto va a ser un dolor de cabeza. I don’t wike it.

En fin. Ya que Loui no quiso decir unas palabras para el brindis ni porque estaba yo, su mamá le dijo al marido de Jenny que lo hiciera él por ser “la nueva adquisición de la familia” (que no tanto, en realidad tienen poco de casados, aunque mucho tiempo saliendo) y entonces él dijo que en ese caso debería hacerlo yo. Wait what? Casi me infarto ahí. Gracias al cielo terminó hablando él, y por cierto nos dijo que nosotros que ibamos empezando nos respetaramos mucho y vivieramos cada día como si no hubiera un mañana. Considerando que lo que sea que tenemos lo construímos así, me agradó bastante su discurso. ¡Ah! Y brindamos como vikingos: diciendo Skol. (¿Han visto Vikings? Yo voy en la segunda temporada pero está buenísima, obvio en la familia de Loui todos son fans).

Mi madre se enojó porque obviamente llegué bastante más tarde de lo que había planeado y mi tía Sara había venido a hacer buñuelos y yo que se supone me sé la receta no estaba, así que no quedaron tan chidos. Estuvo medio de malas como cinco días y no me dejó ir con Loui y sus amigos el día primero, una lástima porque hubiera conocido al amigo que me hace falta, ja. Pero bueno.

Menos de una semana después Loui me llevó al cumpleaños de su sobrino, hijo de su hermano, así que también conocí al hermano y a la cuñada y…. cielos, cuántas presentaciones para mis pobres nervios. Pero en realidad en esa ocasión estaba menos nerviosa, era una fiesta con muchas personas y no me sentía el centro de la atención, además creo que me sirvió ya conocer a algunos de ellos, y logré controlar qué tanto me reía de las bobadas de Loui… bueno, algo. En fin. ¿Qué tal comenzó su año? Espero que no necesitaran nervios de acero como yo, o que al menos se la pasaran igual de bien para que valiera la pena..

Tengo un buen presentimiento acerca de este año, ojalá no me equivoque.

Mad sounds

No podía acabarse el año sin que hiciera un balance, en especial porque el 2017 fue un año particularmente extraño.

Enero-febrero y marzo fueron sobre mí misma y disfruté de eso enormemente. No fue divertido planearlo todo, y no estuvo libre de problemas, pero fue agradable, reconfortante y … no sé, llenador. Conseguí mi certificado de alemán, me gradué, completé el 14% de los créditos de economía…

Abril-mayo y junio fueron una montaña rusa emocional. Fue enamorarme de Loui y enfrentarme una vez más a la posibilidad de que siempre termine siendo la segunda opción, y entonces decirle a esa posibilidad que se jodiera, lo cuál si me conocen saben que es lo más valiente que he hecho en un rato.

Julio-agosto y septiembre fue conocer más a Loui, fue vivir al día sin saber qué pasaría al siguiente y también fue trabajar en mi tesis día sí y otro también. Tambén fue un poco amargo porque tuve que pausar mi segunda carrera y eso hirió mi ego, pero de algún modo sé que fue lo mejor. También incluyó un pinche terremoto, por el amor de dios. Fue toda una experiencia, me sentí en un país completamente distinto durante un rato, y era genial saber que seguía siendo el mismo México. Ah, también es cuando comencé a ejercitarme, yay por mi!

Octubre-noviembre y diciembre fueron… bueno, no estoy segura todavía. Ha sido un reto tratar de encontrar el balance entre mis amigos, mi familia, Loui y mi tesis. Ahora sé que mi tesis estará terminada algún día, quizá pronto, pues ya tengo más de la mitad, aunque aún hay mucho estrés al rededor de ella. También he visto a mis cocos más a menudo lo que me hace muy feliz dado lo mucho que los adoro. Nos vimos de nuevo en el cumpleaños de Sofía y vimos Star Wars. Ahora tenemos planes para vernos el 15 de enero y partir la tradicional rosca, una reunión que ya se volvió tradición a partir de que en cuarto año de prepa lo hicimos por primera vez. Eso significa que nos veremos una vez al mes durante tres meses en una ronda: Yay!

Mi familia pues… ya les digo que no sé qué tanto dure la abuela, y decidí disfrutar mi familia tanto como pueda mientras aún está ella, una vez que falte estoy segura de que podré contar con los dedos de una mano a los miembros de mi familia a los que les siga hablando. Y he estado ausente de muchas cosas últimamente por la tesis y Loui, así que decidí estarlo al menos en estas fechas. Mis primos de Jalisco vinieron a visitar (incluido Luis, que saben que es mi favorito :3) así que pasamos navidad con mi madrina, el cumpleaños de la abuela en la casa con la tía Maria y visitamos a mi tía Sara. Tal vez pasemos año nuevo con mi tia María, o aquí en casa, aún lo ignoro jaa.

¿Y Loui? Pues… bueno, él en verdad es maravilloso. Adoro cada día que pasamos juntos, adoro la relación que hemos construido y principalmente adoro lo querida que me hace sentir. Es la primera vez que tengo a alguien en estas fechas y descubrí que es divertido. ¿Sabían que me regaló chocolates Ritter Sport y un libro sobre Vladimir Putin? <3. Además, mañana vamos a ir a comer comida rusa en Kolobok con su hermana y su marido. My, my, ya les contaré en enero.

En fin. En realidad, cada trimestre de este año se sintió como una época completamente distinta, por lo que este año fue, en resumen, un tanto extraño. No conseguí todo lo que me propuse para este año, pero al menos sé que me acerqué, y tener tanta gente a mi al rededor que me quiere ha hecho las partes malas más soportables, así que ahí está eso. No fue muy mi año pero tampoco lo odié en absoluto. El 2018 pinta mejor… para empezar, por fin tendremos Infinity War. Y yo supongo que antes de mi cumpleaños ya tendré mi título. Y voy a retomar economía el próximo semestre (shh, don’t tell grandma). Ya estoy en el último semestre de alemán y a ruso sólo le falta un año… En fin, seguro será un buen año para mi. Ojalá para ustedes también, pequeños lectores fantasma.